Los pisos de arcilla son muy hermosos y tienen el poder de dar una apariencia rústica y sofisticada, lo cierto es que los colores terrosos, su textura natural y heterogénea y sus acabados sencillos convierten este material en un clásico para los pavimentos rústicos.

Es una opción de estética muy duradera. Los pisos de arcilla pueden ser pintados, laqueados, impermeabilizados y barnizados en diversos acabados, y son ideales para exteriores, por su capacidades atérmicas, su flexibilidad y durabilidad.